48 horas en Bilbao porque… Bilbao mola

 

Hoy os proponemos un fin de semana en
BILBAO

Un fin de semana con una guía de excepción,
tenemos el enorme placer de presentaros a
 Esti Santamaría, creadora de bilbaomola.com por devoción
y copywriter de profesión.

Este año Esti ha colaborado en nuestra guía
escribiendo un maravilloso artículo de BILBAO.

Las fotos y texto de este post son de Esti.
Os invitamos a tomar nota de todo lo que nos recomienda porque
Esti tiene un gusto espectacular.
¿Nos acompañas?

V I E R N E S

Empezamos el viernes por la tarde.
Deja tu bolsa de viaje en el hotel, que nos vamos de cañas. Pero a lo grande.
Te espero en el BAR SINGULAR
porque vamos a darnos un baño de espuma.
En el Singular, Sabino y Lide nos hacen felices a los que disfrutamos de
la cerveza artesana y del buen vino.
Pero además han conseguido algo muy curioso:
es uno de los bares en los que mejor se come de Bilbao a pesar de que no tiene cocina.

Pero no te quedes en la barra.
Pasa hasta el fondo, a ese saloncito de sofás orejeros frente a la chimenea
que recuerda a los pub ingleses que son una segunda casa para sus parroquianos.

Se te habrá abierto el apetito, así que vamos a cenar.
Y lo haremos en un restaurante que ha demostrado de sobra que la cocina japonesa
no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados.
Tenemos reserva en el KUMA.
En serio: reserva antes o te quedarás con la miel en los labios.
El Kuma de Daniel Lomana es más que un restaurante japonés.

Es una experiencia culinaria. Otra historia. Otro nivel.
Lomana trabajó en el restaurante Kabuki de Madrid y en el Nobu de Londres.
Después pasó una buena temporada en Japón empapándose de verdad de su cocina y su cultura milenaria.
El placer comienza al ver cómo corta el pescado en la barra y
termina cuando sales del restaurante sin poder creer la mezcla de sabores que acaban de estallar en tu paladar.

Así que te apetecerá poner el broche a este viernes con una copa como Dios manda.
Y cerca tienes el trío de ases:

RESIDENCE, de Manu Iturregui,
con la selección de whiskys más increíble en muchos kilómetros a la redonda.

LA MULA DE MOSCÚ, con los cócteles de autor del equipo Mind Shakers.
Y el más joven: SUMERIAN CLUB.

Terminamos este viernes disfrutón por el ensanche de Bilbao y comenzaremos el sábado en el mismo barrio.

S Á B A D O

Aviso: no vamos a desayunar. Esto va a ser un homenaje.
Tenemos reserva para el brunch del Hotel Miró, frente al Guggenheim.

El All day breakfast del Miró es la madre de todos los desayunos en Bilbao.
De hecho es casi un desayuno, almuerzo, merienda cena.
Más te vale llegar con el estómago vacío porque dejar algo en el plato debe ser pecado mortal como mínimo.
Todo casero. La mayoría, producto kilómetro cero.
Mermeladas artesanas, café ecológico, dulces caseros, huevos camperos, fruta fresca, zumo natural…
y el auténtico lujo de este desayuno: el silencio y la música de fondo.

Te aseguro que después de esto querrás dar un paseo,
así que tienes el mejor justo en frente.

Vamos a dar un largo paseo desde el Guggenheim hasta el Casco Viejo.

Por el camino veremos todo Abandoibarra, las torres Isozaki,
el Ayuntamiento, el Arenal, El Arriaga y entraremos de lleno en el Casco Viejo.

Dejaremos la mesa y el mantel para otro momento, porque el desayuno de hoy ha sido contundente.
Pero el vermú y algún que otro pincho entrará como la seda.
Y NO. No vamos a ir a los bares más turísticos.
Vamos a los de verdad.
A los que nos sacan una sonrisa al primer sorbo:

El vermú de ANDER ETXEA
y sus 3 aceitunas de rigor.

El de la TABERNA BASARAS
que más que un bar es el templo de anchoa con alegría.


Y el BASTER, que además del vermú preparado, te hace al momento una tortilla de quitar el hipo.
No tendrás hueco para más, así que vamos a dar otro paseo.
Esta vez, por la Gran Vía.

Vía libre. Iremos encontrando pastelerías históricas como Arrese y arquitectura sobresaliente.
Porque antes de Frank Ghery, ya estaba aquí el estilo beaux arts del banco de Bilbao,
el eclecticismo del Palacio Foral, el neoflamenco del Palacio Chávarri, el modernismo del edificio Montero…

Y el gustazo de saborear el pintxo de Txangurro de EL GLOBO, junto a la Diputación.

Te propongo un trato:
avanza por la Gran Vía hasta el parque de Doña Casilda.


Respira. Observa.
Y cuando llegues al Palacio Euskalduna (viva imagen de la asombrosa transformación de Bilbao en el último cuarto de siglo)
toma el tranvía.
Vas a recorrer todo Abandoibarra hasta el MERCADO DE LA RIBERA
porque allí tengo un plan redondo para terminar el sábado.

Es Bilbao La Vieja.

Un vino en la terraza del TXINPUM
Un café o una cerveza en el BIHOTZ
Lo que tú quieras en la taberna MARZANA 16

Es mi barrio de toda la vida
y es imposible describir en estas líneas la transformación que ha vivido en los últimos años.

Tendrás ganas de cenar y estás en lugar indicado:

  • La alta cocina del Mina.
  • La innovación sencilla de Al Margen.
  • Las recetas desobedientes de
    DANDO LA BRASA
  • Hasta la pizza calabresa de los hermanos
    DEMAIO

Tú decides cuánto quieres gastar.
Vas a disfrutar de todos modos.
Llegados a este punto lo mejor será descansar, que nos falta la traca final:

Un domingo 100% bilbaíno.

D O M I N G O

Seré clara:
no puedes irte de Bilbao sin probar las milhojas de
CHARAMEL GOZOTEGIA

Así que desayunamos allí.

Después el plan es una institución para todo bilbaíno que se precie:
el mercado de las flores de El Arenal
y el de antigüedades de la Plaza Nueva.

Una vez allí, es obligado tomar un gofre de txangurro en el Gure Toki,
acercarse a la plaza Unamuno a por un champi a la gloria del Bacaicoa,
una gilda en el Fermín o unos ‘tigres’ (mejillones con tomate) en el Baste.

Tampoco te pases que hoy vamos a comer de lujo.

El broche de oro de este fin de semana en Bilbao
es una mesa en Los Fueros.

Es el bar más antiguo de Bilbao.
Lleva en el Casco Viejo desde 1878.
Hace unos años lo compró Fernando Canales y puso al frente de la cocina a Paul Ibarra,
el chef que dirigía el departamento de I+D del restaurante Etxanobe.

¿Qué sucedió?
Que las recetas más clásicas de Bilbao se revientan para volver a sorprendernos.
Mi recomendación: el menú ‘De Bilbao de toda la vida’.
Un festín de recetas sencillas.
Un homenaje ‘de aupa’ a la cocina más chirene.

Y ¿qué mejor que dejar en todo lo alto este fin de semana en Bilbao?

Te toca volver a casa y quedarte con el gusanillo de probar otros pintxos,
descubrir otros rincones de los que nunca nadie te había dicho nada y sorprenderte
con esa gente fanfarrona y a la vez entrañable a la que se le llena la boca hablando de su ciudad:
Bilbao.

Dicen que hay que dejar siempre un excusa para volver, así que ahí la tienes.

Yo estoy segura de que nos veremos de nuevo.
Y tú también lo estás.
¿A que sí?

Y ya sabes si no quieres perderte nada de lo que publiquemos,
suscríbete a nuestra newsletter.

Cada viernes a las 12:00 recibirás un email
con todos nuestros artículos semanales

 

 

Restaurantes, planes para el fin de semana, mini guías para escapadas, suscríbete a nuestra newsletter y recibe todos nuestros artículos para ser feliz en San Sebastián y no perderte ningún rinconcito del Basque Country.

Ver(No hay comentarios)

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Restaurantes, planes para el fin de semana, mini guías para escapadas, suscríbete a nuestra newsletter y recibe todos nuestros artículos para ser feliz en San Sebastián y no perderte ningún rinconcito del Basque Country.